Guerra interna

Muchos conocemos la guerra que siempre hay entre el corazón y la mente, dos seres totalmente diferentes y que tienen mucho poder en la persona. En mi caso particular siempre he luchado con ello, no le doy paso al corazón porque no quiero salir lastimada, pero me hago daño al dejar que mi mente siempre sea quien tome las decisiones. Soy de esas personas que no meten el corazón al 100%, y si veo que el quiere aparecer un poco más de lo permitido tomo la decisión definitiva de alejarme aunque luego me muera por dentro.


Desistalo toda red social que pueda acercarme nuevamente… Y es que no puedo perder el control.


Ruego a Dios siempre que mi corazón sepa escoger la persona indicada para que mi mente no tenga que intervenir siempre; y es que… ¿por qué tiene que ser tan terco de fijarse en las personas menos indicadas?, ojalá pudieras razonar, así no te sería tan fácil amar.


La pelea aún sigue, la mente sigue ganando batalla tras batalla, pero la guerra aun no termina, quien sabe cuándo pueda acabar pero lo que más deseo es que ese pequeño órgano rojo, en el próximo encuentro sea quien pueda liderar y así mi luchadora pensante pueda descansar.


Una respuesta a “Guerra interna

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s