Aquel que se convirtió en mi padre

No sé cómo empezar, la verdad son muchas cosas que quisiera expresar pero no se pueden abarcar solamente en este texto, y es que te convertiste en ese padre responsable con tu familia, gracias a ti es que soy la profesional que soy, siempre pendiente que no me faltará nada, yo era tu chiquitica, como todas las mañanas que salias del cuarto y me encontrabas en la sala me decías: «buenos días chiquitica» esas palabras siempre me resuenan y ya no las voy a escuchar más,

Yo siempre decia que compraste mi cariño, porque en vez de enamorar a mi mamá, me dabas todos los gustos a mi, como salir de paseo, me comprabas perros calientes, y me llevabas a ver comer helado, esta última frase sarcástica tuya en la que era seguro que me darías el helado. Te preocupabas más por mi que hasta de ti mismo, como por ejemplo todos los días le preguntabas a mi mamá que si había comido, que si llegaba de algún lugar tuvieras lista mi comida, estabas pendiente a qué no comiera a destiempo, no querías que me volviera a enfermar, ya que eso te daba una tembladera en las piernas como sarcásticamente me lo decías.

No fuistes el padre perfecto, porque nadie lo es, pero si lograste realizar bien ese papel, solo Dios sabe lo mucho que le pedimos desde que llegaste a tocar ese hospital, y gracias a ello logramos verte, vistes tus hijas que tanto amabas logrando compartir un pequeño espacio contigo; pero le doy gracias a Dios que se cumplió tu voluntad en la que no querías ser una carga o que no te pudieras valer por ti mismo, que hasta me decías que si algún momento de la vida llegará pasar eso, que mejor te tírara a la carretera cuando estuviera pasando el carro de la cervecería. Y hoy comprendo que así estás mejor. Y no me queda más nada por decirte que muchas gracias por todo, porque me criaste con buenos principios, porque me distes lo mucho dentro de poco, porque sin ti yo no fuera la persona que soy hoy en día, muchas gracias papá. Vuela alto Wilberto del río Figueroa


Una respuesta a “Aquel que se convirtió en mi padre

  1. Soy testigo del gran amor que te tenía, quedo con las ganas de conocer a su nieto, sus sonrisa cuando se acordaba que te pedía un hijo y llegaste con un perro nunca se me van a olvidar, mucha fortaleza mi vida.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s